Mundo lesbico

Es un espacio en donde podremos expresar todo lo que sentimos hacerca de nosotras en el mundo les, el sentir el cuerpo de una mujer, las carisias. La exitaciòn divina, sutil y cariñosa de una relaciòn entre dos mujeres. En fin un espacio para intercambiar nuestros pensamientos.

Saturday, May 13, 2006



ESTAMOS EN TODAS PARTES
"Las lesbianas existen, y cerrar los ojos a esta realidad o tratar de imaginarlaes algo así como pensar en un negro por sus dotes para la danza. Los humanos no sólo existen para completar nuestro imaginario sino que son reales".


La escena entre dos mujeres es una de las máximas fantasías masculinas. En la vida vertical ofende a los machos por prescindir de ellos para el sexo y no lo toleran como teoría. Pero resulta que a ellos mismos, en la fascinación erótica de lo horizontal de la cama, este cuadro parece prometerles el jardín de las huríes, la multiplicidad o duplicación con la que sueñan ser protagónicos, y todas para ellos.
Curiosa contradicción entre el imaginario erótico y el disfraz de pretendida moral que ostentamos. Pero no vamos a hablar de nosotros, delirantes erotomaníacos de la oferta, sino de ellas, personas, mujeres que aman a las mujeres y que viven su propia vida de conflictiva y de gozo, de adversidades sociales y de mitomanía ajena, sin que tengan por fuerza que ser protagonistas del sueño de los otros, en torno a ellas.
Las lesbianas existen, y cerrar los ojos a esta realidad o tratar de imaginarla es algo así como pensar en un negro por sus dotes para la danza. Los humanos no sólo existen para completar nuestro imaginario sino que son reales. Por la misma razón que tú o yo no sólo somos la secretaria, el ejecutivo agresivo, el obrero que sirve a la cadena de producción o la bella ninfa que concursa para ser Miss Mundo. Somos, y si lo ignoramos, estamos cometiendo un delito humano a todas luces.
A veces se cree que una lesbiana es una mujer no femenina, una marimacho equivocada con las hormonas, una barbona y bigotuda que trata de lucirse con la simple oferta de un clítoris largo. Habrá veces que se cumpla este estereotipo, sin duda, pero no es lo total ni explica la lesbiandad, como ocurre en todo. Quedarnos en esto seria una generalización de tontos. Tampoco el bordar, cocinar o tocar el piano explica a todas las esposas. Las haya esclavas y madres eternas, pero también ejecutivas, luchadoras sociales, Venus de senos protuberantes o japonesitas andróginas, lloronas y chilladoras o insultonas de lengua bífida, débiles en su esqueleto o capaces de descargar un barco, bailarinas y pensadoras, cocineras y expertas en Internet, abandonadoras y asesinas, fieles y promiscuas, adictas a la estética o aburridas, con uñas postizas o cargadas de sangre a base de arañar la vida, operadas y multíparas como conejas sin importar como quede lo propio... Mujeres, heterosexuales, adoradoras del macho, las hay de todo tipo, y no por eso dejan de serlo, forman parte de la variedad humana. Las lesbianas lo mismo: no nos engañemos con los tópicos, que son resúmenes simplificadores para tontos. Las hay viriles y amenazadoras, castradoras, pero también sutiles y débilmente femeninas, bellas desde el prototipo de lo macho hasta aspectos inimaginables, dependientes y sumisas y retadoras, intelectuales que construyen poemas en pareja, mecánicas que entre ambas diseñan un carro, o complementarias y diferentes a su pareja como en el resto: Yo esto y yo lo otro, porque quiero y porque puedo, porque SI, porque se me da la gana y tengo derecho como humano para optar por un oficio de vivir día a día bajo el personaje que yo elija para ser amado. El error, sin duda, es creer en los prototipos de la lesbiana, del gay, pero también del macho, de la trabajadora, la soltera y divorciada o del ama de casa. El mismo delito que pretender que un hombre, por nacer con pene (¡pobrecito!), está obligado siempre a ganar dinero y proteger a la hembra y descendencia, corriendo con sus gastos, a no llorar jamás le pase lo que le pase, a ser siempre fuerte aunque reviente de dolor por dentro. Cada uno es, y de seguro tú te sientes particular y única. ¿Sabes qué? : también el resto.

De donde se origina el lesbianismo..!!!!!!
Se denomina lesbianismo al "amor entre mujeres", es decir, cuando hablamos de lesbianismo estamos refiriéndonos a las mujeres que sienten atracción, interés, afecto, deseo, pasión hacia otra mujer. La palabra lesbiana tiene sus orígenes en el lugar de nacimiento de la poetisa Safo, quién vivió en la isla de Lesbos y dedicó poemas de amor a sus discípulas.
El lesbianismo ha existido siempre, pero ha estado invisibilizado a lo largo de los siglos, tal es así que la palabra homosexual se usa para denominar a las personas que sienten atracción por otras de su mismo sexo, incluyéndose a las mujeres; de allí la importancia de reinvindicar la palabra lesbiana, por cuanto visibiliza la existencia de las "mujeres que aman a otras mujeres".